Demanda de responsabilidad del producto por equipo médico defectuoso

Si usted resultó lesionado o perjudicado por el uso de un dispositivo médico defectuoso en Los Ángeles y necesita demandar al fabricante o a cualquier otro responsable para recuperar daños, no dude en contactar con nuestros abogados expertos en responsabilidad del producto y lesiones personales de Lluís Law. Tenemos más de 50 años lidiando con este tipo de casos y ayudando a las víctimas a obtener justicia.

Los dispositivos médicos son aquellos productos empleados por los profesionales de la medicina para el tratamiento de pacientes con algún tipo de enfermedad. Sirven para el diagnóstico, prevención y tratamiento de diversas afecciones y lesiones. Sin embargo, estos dispositivos algunas veces fallan y causan lesiones a los pacientes, desafortunadamente.

Ante una situación así, el paciente tiene el derecho de presentar un reclamo de responsabilidad de producto por equipo médico defectuoso para obtener una indemnización.

Son numerosos los dispositivos médicos que se venden en el mercado estadounidense, que podrían en algún momento presentar una falla en su diseño o en su funcionamiento y ser la causa de daños a la salud de los pacientes. Los más comunes son:

  • Prótesis de cadera o rodilla (reemplazos)
  • Implantes mamarios
  • Marcapasos y válvulas de corazón
  • Stents del corazón
  • Desfibriladores
  • Dispositivos intrauterinos, implantes anticonceptivos
  • Válvulas cardíacas

Los dispositivos médicos son adquiridos por consultorios médicos, hospitales y clínicas para el tratamiento de pacientes. Aunque se supone que antes de sacar al mercado cualquiera de estos dispositivos, son sometidos a estrictas pruebas de calidad, lo cierto es que algunas veces fallan.

Para aprobar el uso de un producto médico, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) exige que se realicen una serie de controles y pruebas muy estrictos del producto, precisamente para garantizar que es seguro y cumple la función para la cual fue creado. Pero no siempre todos los productos que se adquieren tienen la misma calidad.

Los pacientes perjudicados por el uso de un dispositivo médico defectuoso, tienen el derecho de presentar una reclamación o emprender una acción civil contra el fabricante o cualquier otro responsable, con el objeto de recuperar daños.

Daños compensatorios por responsabilidad del producto médico

Los gastos médicos en general, tanto presentes como futuros, los gastos en medicamentos y transporte a consultas médicas pagados por el trabajador de bolsillo y los salarios perdidos, forman parte de los daños recuperables en un caso de responsabilidad del producto médico. Igualmente, el dolor y sufrimiento, los exámenes especializados y las terapias de rehabilitación, entre otros.

Cuando además hay daños intencionales o deliberados por parte de la persona responsable, en este caso el médico o la clínica, la demanda por responsabilidad civil podría incluir daños punitivos. Los daños punitivos, también llamados daños ejemplares, son aquellos en los que se busca castigar al acusado para que reforme su conducta o se logre disuadir al acusado y a otras personas de no volver a cometer un acto similar.

Origen de las fallas en los dispositivos médicos

Las causas o el origen de las fallas en los dispositivos médicos pueden hallarse durante:

– La fase de diseño del producto

– La fase de fabricación del producto / dispositivo

– La fase de marketing o distribución

También puede ser durante la combinación de dos de estas fases. Las etapas de desarrollo de un dispositivo médico van desde la investigación y desarrollo del producto hasta su distribución final. Después que finaliza la investigación pasa para el departamento de diseño y fabricación y, posteriormente, se elaboran diversas muestras que son sometidas a rigurosas pruebas para garantizar su usabilidad, seguridad y cumplimiento de funciones.

En esta última fase, el producto debe pasar las pruebas de la FDA para entonces si recibir el visto bueno que le permitirá al fabricante su comercialización y distribución. Es entonces cuando sale al mercado y puede ser adquirido por médicos, hospitales, clínicas y cualquier otro proveedor médico. No obstante todo este proceso, algunos productos no son aptos para su uso debido a defectos en su fabricación.

Defectos de diseño

Estos problemas ocurren durante la etapa de diseño del producto. El desperfecto del dispositivo no necesariamente implica que el producto sea perjudicial o peligroso para la salud de la persona que lo usa. Sin embargo, puede causarle incomodidad debido a su tamaño o porque alguna de sus partes no se ajustan bien al cuerpo de la persona.

Un defecto de diseño de un producto puede ser objeto de una demanda por responsabilidad de producto cuando provoca daños directos a una persona (por ejemplo, una lesión o la aceleración de una enfermedad).

En las disputas legales por defecto de diseño de un dispositivo médico, el tribunal basa su decisión sobre dos pruebas o reglas básicas en torno a si el daño al paciente lo causó directamente el defecto del producto. Estas son:

1. La regla de expectativas del consumidor

Esta regla establece que el vendedor de un producto es responsable si el producto tiene un defecto y supone un peligroso injustificado para el consumidor. Durante un juicio, el jurado puede inferir la existencia de un defecto en el producto cuando no cumple con las expectativas razonables que tienen los consumidores.

Más aun, cuando no es posible presentar evidencia para probar el defecto de fabricación, el demandante puede alegar su derecho a recuperar daños al demostrar que el producto no funcionó según “las expectativas razonables del usuario”.

2. La regla de equilibrio de la utilidad de riesgo

Bajo esta prueba el fabricante es responsable, si la probabilidad de lesiones causadas por el diseño actual o la advertencia del producto es mucho mayor que el costo económico de un diseño razonable alternativo. A ellos hay que agregar la disminución de la utilidad como consecuencia de la modificación del diseño.

En un juicio, de acuerdo con estas reglas, es procedente establecer sanciones por un defecto de diseño del dispositivo médico cuando es:

– Muy peligroso debido a su diseño.

– Resulta inseguro previsiblemente para el uso que fue creado.

Los dispositivos de uso cardiovascular, gastroenterológico y urológico, junto con los ortopédicos figuran entre los implantes que tienen el mayor número de retiros y demandas en el mercado de los Estados Unidos.

Defectos de fabricación

Los productos médicos (equipos y suministros) generalmente son fabricados por grandes corporaciones mundiales. Estos procesos son muy delicados e involucran a personal especializado que se encarga de poner a punto las máquinas y evaluar permanentemente su óptimo funcionamiento.

Los problemas de fabricación en la industria de los equipos y suministros médicos no son frecuentes, pero ocurren, al igual que en la industria farmacológica, automotriz, química, etc. Por la razón que sea, defectos de los materiales, averías en la maquinaria, procesos de fabricación irregulares o errores humanos, pueden traer como consecuencia un producto final defectuoso.

El problema mayor con los productos médicos defectuosos se presenta cuando los desperfectos no son visibles sino que están ocultos. Entonces al ser adquiridos y usados es cuando se detecta su falla.

Hay que tener en cuenta que para presentar una reclamación o demanda por responsabilidad del producto médico, es preciso que comprobar y demostrar que el defecto de fabricación de ese producto causó directo un daño.

Un ejemplo de este tipo de productos defectuosos pueden ser los implantes mamarios con defectos. Algunas mujeres rechazan los implantes mamarios que se les colocan o por alguna razón estos se rompen causando serias consecuencias para su salud.

Caso común. Una de las prótesis mamarias que Mary se colocó para aumentar el busto, al cabo de un tiempo se reventó causando un daño severo y poniendo en riesgo grave su salud, por lo que debió ser intervenida quirúrgicamente para extraerle y sustituir los implantes defectuosos.

El problema de los implantes defectuosos estaba en el gel utilizado por el fabricante, que no se ajustaba a las normas de calidad. Al rasgarse el material de silicona que contenía el gel y derramarse dentro del cuerpo de Mary, ella sufrió inflamaciones y dolor agudo y los médicos alertaron sobre el peligro de cáncer.

Basta recordar el escándalo que estalló en marzo de 2010 en todo el mundo por el caso de los implantes de prótesis mamarias defectuosas fabricadas por la empresa francesa PIP (Poly Implants Prothèses). La empresa debió retirar del mercado sus productos y fue demandada por miles de mujeres que adquirieron este dispositivo médico defectuoso.

Defectos de comercialización / fallas de advertencia

Después de la etapa de diseño, fabricación y pruebas, se inicia la fase de comercialización. No basta con un diseño y un proceso de fabricación impecables, para que el uso de un producto pueda ser peligroso. Los daños potenciales que puede causar un producto van desde las lesiones hasta la muerte por uso indebido (negligencia).

Cuando los vendedores no explican suficientemente a los compradores (médicos, proveedores de servicios de salud) el uso adecuado de un producto con potencial para causar daño, este puede ser peligroso. Se supone que los distribuidores del dispositivo médico, son capacitados suficientemente sobre el uso correcto del producto y los riesgos existentes por uso indebido.

Cuando no se explica totalmente el uso correcto de un dispositivo y se describen puntualmente sus contraindicaciones a los proveedores médicos, se corre el riesgo de que el producto no sea utilizado de forma inadecuada y cause daños a los pacientes.

En este caso, la falla en la explicación completa sobre el uso correcto del dispositivo médico pudo estar en el fabricante (etiquetado) o en el distribuidor si no probó y explicó suficientemente su modo de uso al comprador. Esta falla de advertencia constituye una evidente negligencia que puede ser objeto de demanda.

Demostrar la responsabilidad del producto

Para demostrar la negligencia en un caso de responsabilidad por producto de dispositivos médicos en un juicio contra el fabricante, se deben probar los siguientes elementos jurídicos:

– Que el fabricante tenía el deber de cuidar y evitar hacer daño a los consumidores.

– Que el fabricante incumplió su deber al adoptar una conducta / acciones negligentes.

– Que la negligencia fue la causa directa de las lesiones.

– Al resultar lesionada la persona sufrió daños recuperables o resarcibles.

¿Qué hace el abogado especialista en estos casos?

Demanda de responsabilidad del producto por equipo médico defectuoso están entre los casos más complejos de manejar en el sistema jurídico de California y Estados Unidos. El abogado que representa a una víctima de lesiones personales debe ser un profesional experimentado y capacitado.

En primer lugar porque durante el juicio tendrá que enfrentar a bufetes de abogados muy influyentes al servicio de corporaciones farmacéuticas muy poderosas y en segundo lugar porque demostrar la negligencia de la compañía fabricante del dispositivo médico no es tarea sencilla.

Difícilmente el fabricante admitirá su culpa, porque al hacerlo se verá en la obligación de tener que retirar del mercado miles de productos similares, presuntamente defectuosos también. Además del daño que esto causa a su imagen y la pérdida de mercado asociada.

Si usted o un ser querido resultaron lesionados por un dispositivo médico, puede contar con el bufete de abogados de Lluís Law. Nuestros abogados expertos en responsabilidad de dispositivos médicos y lesiones personales, pueden ayudarle con su reclamación o demanda por daños. No dude en contactarnos para una consulta gratuita. Nuestro número de teléfono es (213) 320-0777.

Dirección: 205 South Broadway, Suite 1000 Los Ángeles, CA 90012. Tel: (213) 687-4412 Fax: (213) 687-3441.

TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7