English translate Spanish translate alert

Los padres de unos 468 niños, que fueron separados de sus madres y padres en la frontera, fueron deportados por la administración de Trump, según las estadísticas expuestas al público en una audiencia judicial en San Diego, y ahora las autoridades estadounidenses deben encontrar la manera de reunirlos, o considerar si es posible hacerlo.

Las autoridades también deben encontrar a los padres de 43 niños que aparentemente fueron liberados en EE. UU., pero cuyo paradero es desconocido debido a la inhabilidad del gobierno para seguir su rastro, testimonio sobre de falta de registros que ha plagado la crisis de separaciónes familiares por la administración Trump desde un principio.

Esos números se hicieron públicos en el tribunal de una audiencia en San Diego. El asistente del fiscal general adjunto, Scott Stewart, dijo a la corte que el número de padres fuera de los EE. UU. no incluye solo a los que fueron deportados sin sus hijos necesariamente. Pero su respuesta también fue un recordatorio de que los funcionarios simplemente desconocen las cifras reales; el mismo Stewart al principio usó el número 431 para decir cuántos niños tenían padres que estaban fuera del país, pero más tarde en la audiencia dijo que el número había aumentado a 468.

Niña de 6 Años Abusada Sexualmente en Centro de Detención de Inmigrantes Después de Ser Separada de su Madre

Una niña de 6 años fue abusada sexualmente en un centro de detención de inmigrantes después de haber sido separada de su madre, de acuerdo a un grupo activista de derechos de inmigrantes.

Los documentos obtenidos por The Nation muestran que la niña fue maltratada en las instalaciones de Casa Glendale cerca de Phoenix, Arizona, por un niño mayor también detenido allí. Más tarde fue obligada a firmar una forma que decía que se mantendría alejada de su abusador.

Identificada solo como D.L., la niña cruzó la frontera con su madre en El Paso, Texas, para escapar de la violencia de pandillas en Guatemala. Dos días después, ambas fueron separadas debido a la política de “tolerancia cero” del presidente Donald Trump. Luego, la niña fue enviada a Casa Glendale, operada por el Southwest Key Program (Programa Clave del Suroeste), que opera 26 instalaciones de alojamiento inmigrante para niños extranjeros en todo el país.

Los documentos dicen que la niña había “presentado un comportamiento sexual inapropiado”, lo que llevó al personal a investigar. El 11 de junio, el padre de la niña (un inmigrante indocumentado que vive en California) recibió una llamada del personal de Southwest Key en la que le informaba que su hija había sido maltratada por uno de los niños en la instalación, al igual que a varias otras niñas.

TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7