Fracturas de huesos

Si necesita ayuda para reclamar compensación o presentar una demanda por lesiones personales debido a una fractura de huesos, los abogados de accidentes de Lluís Law pueden ayudarlo en lo que necesite. Sean cuales sean sus necesidades de compensación, los abogados de accidentes de Lluís Law, tienen más de 40 años de experiencia litigando sobre estos asuntos en el área de Los Ángeles.

Las fracturas de huesos son muy comunes en nuestra vida diaria por caídas y resbalones y golpes severos. A medida que vamos envejeciendo los riesgos de sufrir una lesión por fractura de huesos aumentan debido al proceso de descalcificación óseo. Más aún mientras estamos conduciendo o en el trabajo si las actividades laborales que realizamos comportan algún riesgo de lesiones.

Cuando una persona sufre una lesión de este tipo, ya sea en un accidente de carro o en un accidente en el lugar de trabajo, es posible que tenga derecho a recibir compensación por daños. El problema es que a veces lo que parece una simple reclamación a terceros por lesiones personales, puede transformarse en un pleito agrio que requiera una demanda civil.

No siempre las víctimas reciben una compensación justa después de sufrir un accidente, menos aún si no cuentan con ningún tipo de apoyo legal que permita aumentar las posibilidades de recuperar daños razonablemente. Afortunadamente, en el bufete de abogados de Lluís Law tenemos más de 40 años luchando con este tipo de casos y siempre buscamos que nuestros clientes obtengan lo que merecen.

Fracturas de huesos más comunes en accidentes

Estudios especializados sobre lesiones en accidentes de tráfico, han revelado que más del 50 por ciento de las víctimas presentan fracturas de huesos, siendo las partes del cuerpo más afectadas:

Extremidades inferiores

Las fracturas por lesiones en las extremidades inferiores son particularmente más comunes en accidentes de automóviles y camiones, motocicletas y bicicletas. Los huesos que más resultan afectados en estos accidentes son: cadera, fémur, rodilla, tibia y peroné.

Las fracturas se producen por los golpes que reciben las extremidades inferiores al momento del impacto o por el contacto con alguna parte dura del vehículo: tablero, asientos, puertas, etc.

El tratamiento médico y la recuperación del paciente dependerán del tipo de fractura que haya sufrido el conductor o pasajero y la gravedad de la lesión. Algunas veces unas cuantas semanas son suficientes para recuperarse de la fractura, otras pueden llevar varios meses y hasta un año.

Cuando la fractura es abierta y el hueso se astilla, generalmente es necesario realizar una cirugía para reconstruir el hueso y alinearlo mediante la utilización de placas, tornillos o cualquier otro dispositivo que el médico tratante considere más apropiado para lograr la recuperación más rápida del paciente.

Sin embargo, hay ciertos casos que revisten mucha gravedad en los que la fractura de una extremidad inferior puede requerir incluso de la amputación. La recuperación de una fractura de huesos puede tardar desde unas pocas semanas hasta un año, dependiendo del tratamiento.

Extremidades superiores

En los accidentes automovilísticos pero también en accidentes por resbalones y caídas, muy a menudo se producen fracturas en brazos, manos, hombros, codos y en la muñeca. Cuando el airbag se despliega después que el automóvil recibe el impacto violento en un choque, las extremidades superiores pueden resultar seriamente lesionadas.

Igualmente cuando el brazo o la mano se golpean contra alguna parte del automóvil, puede generarse una lesión. De la misma forma que con las fracturas de extremidades inferiores, tanto el tratamiento como la recuperación de la persona van a depender del tipo de lesión y de su gravedad.

Fracturas en el rostro y la mandíbula

Estas son fracturas muy serias y peligrosas por las consecuencias estéticas y el trauma que pueden dejar. La cara y la mandíbula pueden fracturarse con el despliegue del airbag o al golpearse contra alguna parte del vehículo (volante, vidrio parabrisas, tablero).

Las personas que se lesionan en el rostro y la mandíbula, generalmente requieren ser sometidas a costosas cirugías faciales reconstructivas. Recuperarse de una fractura de este tipo también dependerá de la zona donde se localice la fractura y de la gravedad de la lesión.

Fracturas de cráneo

Las fracturas de huesos también involucran el cráneo por lo cual revisten especial gravedad debido a las consecuencias que pueden tener para la persona. Una lesión en la cabeza puede provocar traumatismo craneoencefálico (TBI), derrame cerebral, sangrado, convulsiones, parálisis e incluso la muerte.

Para un trabajador o cualquier otra persona, una fractura de cráneo es un tipo de lesión muy seria porque casi siempre genera efectos secundarios. La fractura de cráneo puede provocar discapacidad temporal o permanente y afectar seriamente la personalidad.

Fracturas cervicales

En los accidentes automovilísticos también son frecuentes las fracturas cervicales. Al fracturarse los huesos del cuello, pueden provocar una lesión en la médula espinal y derivar en una parálisis o la muerte de la persona. Esta fracturas son sumamente peligrosas e incapacitantes.

El tratamiento y la recuperación del paciente pueden ser costosos y prolongados, dependiendo de la lesión y su gravedad, pero también de la edad de la persona, de su salud y del tipo de cuidados que reciba. Aparte de la cirugía que requiera el paciente para tratar la lesión, el proceso de recuperación suele involucrar muchas sesiones de fisioterapia.

Si usted o un familiar han sufrido una fractura de huesos en su lugar de trabajo o en un accidente automovilístico, los abogados de lesiones personales de Lluis Law, pueden ayudarlo en todo lo que usted necesite. No dude en contactarnos para una consulta gratuita. Nuestro número de teléfono es (213) 320-0777.

Dirección: 205 South Broadway, Suite 1000 Los Ángeles, CA 90012. Tel: (213) 687-4412 Fax: (213) 687-3441.

TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7